Si me hubieran dicho hace un año y 5 meses que hoy iba a estar emocionadísimo por un juego de hockey probablemente hubiera pensado que era un sueño, como Mexicano estaba acostumbrado a el futbol, beisbol y futbol americano, nunca me imaginé que un juego en donde 10 jugadores en patines se pelean por un pedazo de plástico se convertiría en uno de mis deportes favoritos; el hockey en Canadá es una cultura que casi es una religión, más aun, una religión a la que como Mexicano nunca estuve acostumbrado.

Mi nombre es José Rodrigo y en este blog les platicare como en pocos meses el vivir en Canadá me cambio por completo, desde mis hábitos y costumbres hasta mi plan de vida. Me gustaría empezar diciéndoles que como ustedes estaba interesado en estudiar en el extranjero, contrariamente a lo que pueden pensar, Canadá no estaba entre mis opciones, en mi universidad los estudiantes iban a Europa, Estados Unidos, inclusive Australia o Sudamérica, la única idea que tenia de Canadá era que eran los hermanos menores de los gringos, que hacía mucho frio todo el año y que ahora con las visas estaba imposible venir; estos son algunos de los grandes mitos que los mexicanos tenemos sobre Canadá y que tiempo despues me di cuenta que no son verdad.

Despues de pensarlo un poco y platicar con un buen amigo que estaba haciendo sus prácticas profesionales aquí decidí empezar el trámite, pensé que no tenía mucho que perder, al fin y al cabo si en 3 meses que duraban mis practicas no me gustaba me podía regresar a mi casa tranquilamente; en otoño del 2009 empecé el trámite en mi Universidad y honestamente no estaba muy emocionado, nunca encontré información en español acerca de Vancouver más que lo que hay en las páginas de la oficina de turismo que como saben siempre describen de manera muy general y no ayudan mucho; recuerdo que no me despedí de muchos amigos porque mi visa llego un miércoles y el sábado ya estaba arriba del avión; lo único que tenia de referencia acerca de Canadá era que se parecían mucho a los Estados Unidos, mi sorpresa fue que son parecidos solo en algunas cosas y no en todo como pensaba; llegue un 30 de enero al aeropuerto de Vancouver y recuerdo haber tenido un folder entero con todo tipo de papeles, casi casi hasta mi fe de bautismo, como mexicanos sabemos que en Estados Unidos las reglas son muy estrictas y llegue a pensar que aquí sería lo mismo. A pesar de que el agente de migración en el aeropuerto tenia cara de enojado no fue difícil hablar con él, no me pidió mas que la visa y la carta de mi escuela donde decía a donde iba y que era lo que iba a hacer, 2 simples pasos!!!, despues de todo no es nada extraordinario, si ya te aprobaron una visa ellos ya se encargaron de revisarte e investigar sobre ti; en 10 min ya estaba en la sala de espera con mis maletas y esperando a que llegaran por mí.

Desde que estaba en México mi amigo me puso en contacto con sus amigos que se iban a quedar otros 6 meses aquí, estuvo perfecto porque desde allá ya tenía casa y mejor aún con mexicanos, de esto hablare más adelante ya que el llegar a un homestay,  rentar un departamento o cuarto tiene sus ventajas y desventajas. Recuerdo que lo primero que vi despues de tomar el Skytrain (que aquí es como el metro en México) fue una avenida de 4 carriles con un montón de edificios, estaba en el centro de Vancouver en la esquina de las 2 avenidas más famosas y concurridas (de hecho las oficinas de Imin están ahí), mi primera sorpresa fue el autobús que tomamos, era más viejo que cualquiera de los que había visto en México, pero mucho más limpio y en perfecto estado, la siguiente sorpresa fue la puntualidad, mi nuevo roommate me dijo que en 5 min estaría ahí y así fue, cuando vi que estaba lloviendo pensé que nos íbamos a tardar horas y mi sorpresa fue que no, llegamos a tiempo!!, creo que los primeros días en Vancouver me la pase maravillado con el orden en el que están las cosas, todo aquí se recicla y el agua de la llave está perfectamente limpia, el departamento a donde llegue a vivir tenia por lo menos 10 años y las llaves del agua no tenían ni un pedazo de sarro, al principio pensé que las habían limpiado o algo así, pero mis roomies me dijeron que el agua era limpia, del mismo nivel que la embotellada, despues me enseñaron que la basura pasa una vez a la semana por lo reciclado y otro día por el resto de la basura y que teníamos que separarla. Pase una semana tratando de entender lo que para mí era un país totalmente distinto y al cual no estaba acostumbrado, por momentos pensé que era demasiado orden y que hasta cierto punto los Canadienses eran payasos, otros de los grandes mitos que se fueron rompiendo con el tiempo ya que los Canadienses son muy amigables, y si tienen mucho orden es por una simple razón: les gusta vivir bien y en orden, definitivamente creo que los mexicanos tenemos que aprender mucho de esto.

 

Hasta aquí por hoy, en la siguiente entrada del blog: Las olimpiadas de invierno… donde esta la nieve? Y de donde salió tanta gente???